Canciones de niños para Navidad

Ya estamos con la navidad encima, muchos ya tendrán un árbol de navidad adornado con luces y brillantes en el living de su casa, ventanas adornadas y quizás sus patios adornados para dar un ambiente a los niños y a la familia más hostil por la fecha que se celebra. Los más fascinados siempre, los niños y los padres que quieren poder pasar en paz y sin que nada falte para una buena navidad.

Villancicos navideños

Una de las cosas que no deben faltar sobre todo horas antes de abrir los regalos en navidad, son unos villancicos navideños, dulces canciones para dar un ambiente más cálido y encantador, existen muchas canciones, pero de seguro pocas recordarás y algunas quizás ya las olvidaste pero al escucharlas ya recordarás tus mejores momentos en navidad de tu niñez, por ello este compilado de canciones que no debe faltar en esta navidad.

A las doce de la noche

A las doce de la noche,
todos los gallos cantaron,
y en su canto anunciaron,
que el Niño Jesús nació.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
Señora doña María,
aquí le traigo unas peras,
aunque no están muy maduras,
cocidas están muy buenas.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
A las doce de la noche,
un gallo me despertó,
con su canto tan alegre,
diciendo Cristo nació.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
Ay sí, ay no,
al Niño lo quiero yo.
En el portal de Belén,
hacen lumbre los pastores,
para calentar al Niño,
que ha nacido entre las flores.

Mi burrito sabanero

Con mi burrito sabanero
voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven
voy camino de Belén
El lucerito mañanero
ilumina mi sendero.

Si me ven, si me ven,
voy camino de Belén.
Con mi cuatrito voy cantando
mi burrito va trotando.
Si me ven, si me ven
voy camino de Belén.
Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui
Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitá
apúrate mi burrito
que ya vamos a llegar.
Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui
Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitú
apúrate mi burrito
vamos a ver a Jesús.
Con mi burrito sabanero
voy camino de Belén.
Si me ven, si me ven
voy camino de Belén.

Noche de Paz

Noche de paz, noche de amor,
todo duerme en derredor,
sólo se escucha en pobre portal
de una doncella la voz celestial:
Duerme, mi dulce Jesús
Duerme, mi dulce Jesús.

Noche de paz, noche de amor,
llena el cielo un resplandor.
En la altura resuena un cantar,
les anuncio una dicha sin par:
ya nació el Salvador,
hoy en Belén de Judá.

Noche feliz, de Navidad,
viene un Niño a salvar.
Nochebuena en que alumbra el amor,
el misterio escondido de Dios.
Gloria a Cristo Jesús,
hoy ha nacido el Señor.

Noche de paz, noche de amor,
todo duerme en derredor
sólo suenan en la oscuridad,
armonías de felicidad,
armonías de paz,
armonías de amor

Navidad, Navidad

Campana por doquier
resuenan sin cesar,
proclaman con placer
que hoy es navidad.

Los niños con canción
la grata nueva dan
de este día de amor
y buena voluntad.

Navidad, navidad,
hoy es navidad,
es un día de alegría
y felicidad.

Navidad, navidad,
hoy es navidad,
es un día de alegría
y felicidad.

El niño de belén
nos trae la salvación
con jubilo sin par
se entona la canción:
yo te amo, mi señor,
tus glorias cantaré,
en este día tan feliz
me regocijaré.

Navidad, navidad,
hoy es navidad,
es un día de alegría
y felicidad.

Navidad, navidad,
hoy es navidad,
es un día de alegría
y felicidad.

A Belén, Pastorcitos

A Belén , pastorcitos.
A ver al rey de los reyes.
Ese niño divino que ha nacido en un pesebre.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.
Como a todos los niños les gusta sentir panderos,
yo salí, compré uno, vine corriendo a traerlo.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.
A Belén , pastorcitos.
A ver al rey de los reyes.
Ese niño divino que ha nacido en un pesebre.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.
Como a todos los niños les gusta sentir panderos,
yo salí, compré uno, vine corriendo a traerlo.
Es tan precioso, tan lindo y tan bello
y tan hermoso como un lucero.

El niño Dios ha nacido

El Niño Dios ha nacido en Belén,
aleluya, aleluya,
quiere nacer en nosotros también,
aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Sólo los pobres y humildes le ven,
aleluya, aleluya,
sólo el amor nos conduce hasta Él,
aleluya, aleluya.
Hay en los cielos mensajes de paz,
aleluya, aleluya,
para los hombres de fe y voluntad,
aleluya, aleluya.

Rodolfo el Reno

Era Rodolfo un reno
que tenía la nariz
roja como la grana
con un brillo singular.
Todos sus compañeros
se reían sin parar,
y nuestro buen amigo
triste y solo se quedó.
Pero Navidad llegó
Santa Clos bajó
y a Rodolfo lo eligió
por su singular nariz.
Tirando del trineo
fue Rodolfo sensación,
y desde ese momento
toda burla terminó.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*